calçots en casa

Cómo cocinar calçots en casa: a la brasa, al horno, en la plancha eléctrica y rebozados

Conocemos la manera tradicional de hacer una calçotada: cocinando los calçots sobre el fuego, con una llama muy viva tocándolos y dejándolos acabar de hacer en su propio vapor envolviéndolos con papel de periódico. Para conseguir el punto de sabor típico, la leña tiene que ser, concretamente, de sarmientos. Ahora bien, ¿qué pasa cuando no existe la posibilidad de hacerla de este modo? Quizás te gusta nuestra respuesta: lo que pasará en este caso es que podrás continuar disfrutando a la perfección de esta sabrosa, y muy divertida, experiencia.

Un día estás en casa, te apetece preparar una nueva receta, cocinar una cosa diferente y que implique la participación y diversión de toda la familia. ¿Qué puede ser mejor que una calçotada a casa? Se trata de la excusa perfecta para compartir un día entretenido comiendo, manchándonos y saboreando la salsa. Y, además de ser una comida deliciosa y con muchas propiedades para nuestra salud, cocinar calçots en casa es una tarea fácil y posible de diferentes maneras.

Hemos diseñado nuestro Pack Calçotada Ferrer con el objetivo de que recibas en la puerta de tu casa un pack completo con todo lo necesario para disfrutar de una auténtica #CalçotadaResponsable. Además de incluir un mínimo de 50 calçots recolectados el mismo día del envío, es el pack con más salsa del mercado, la auténtica Salsa de Calçots Ferrer, e incluye baberos, servilletas, guantes, salseras y demás accesorios para que solo tengas que preocuparte por cocinarlos y disfrutarlos. ¿Necesitas más razones para confiar en nosotros? Allá van 5 ventajas del Pack Calçotada Ferrer.

Pero vamos a lo importante, ¿cómo hacer calçots a casa? ¡Te proponemos las tres mejores opciones a continuación!

Calçots en casa a la brasa

Si disponemos del espacio y el material de barbacoa, una de las maneras más fáciles de cocinar tus calçots en casa será a la brasa. Primero tendrás que prepararlos (cortando las hojas y las raíces del calçot), después colocarlos muy juntos y apretujados en la parrilla para asegurar una buena cocción y, finalmente, cuando estén en su punto (la capa exterior negra y el interior tierno) envolverlos en papel y dejarlos reposar. Si quieres más información, te la detallamos en uno de nuestros anteriores posts.

▷ Consigue ya tu Pack Calçotada con Envíos Gratuitos. ¡El pack con más salsa del mercado! Comprar Pack Calçotada

Calçots al horno de casa

Para quienes no tienen opción de cocinarlos a la brasa, nuestras cocinas nos ofrecen otras maneras de hacerlo consiguiendo resultados igual de buenos. Una de ellas es al horno. Igual que a la brasa, exige una preparación previa: se tienen que limpiar, cortar parte de las hojas y extraer la raíz. Se disponen un junto al otro sobre una rejilla y, en este caso, colocaremos una bandeja debajo para evitar manchar el horno con el agua que soltarán durante su cocción. Unos 15 minutos con el horno a 200°C con calor bajo y aire arriba y abajo seràn suficientes para tener nuestros calçots a punto para envolverlos. Te contamos el paso a paso para cocinar calçots al horno de casa aquí.

A estas dos maneras de hacer una calçotada en casa queremos añadir dos más, todavía más sencillas y al alcance de prácticamente todo el público: calçots en la plancha eléctrica y rebozados.

Calçots en la plancha eléctrica

El primer paso para cocinar los calçots a la plancha es, de nuevo, preparándolos bien. Se lavan para eliminar la tierra, se secan con un trapo y se les corta el culo con las raíces y las hojas marchitas.

Después de haber encendido y dejado calentar la plancha, echamos un chorrito de aceite y empezamos a colocar los calçots. En esta ocasión, iremos poniéndolos de poco en poco (en grupos de 3 o 4) en función del tamaño de nuestra plancha. Los dejaremos unos 10-15 minutos, sin importar que se pongan negros.

Cuando haya pasado este tiempo, ponemos un pellizco de sal, los envolvemos con papel y los dejamos reposar, para que se acaben de cocer.

Calçots rebozados

Aquí podemos utilizar los calçots que nos sobraron o prepararlos con cualquier de las opciones anteriores y después dejarlos enfriar.

Una vez hechos los calçots, los limpiamos como si los quisiéramos comer, los cortamos a la medida que nos convenga (entre 5 y 10cm) y los rebozamos con huevo y pan rallado, panko o harina de garbanzo, según la textura que queramos.

Se fríen con aceite de oliva muy caliente, se secan en un papel absorbente para eliminar el exceso y se sirven calientes acompañados de la exclusiva salsa de calçots Ferrer.

Una vez cocinados los calçots en casa solo quedará colocar el mantel, preparar las servilletas y toallitas húmedas, servir la auténtica Salsa Calçots, Salsa Ferrer, ponernos nuestros baberos y guantes y… ¡Disfrutar de una auténtica calçotada! Hazte con nuestro Pack Calçotada para tenerlo todo listo y disfrutar de la experiencia de una auténtica calçotada sin salir de casa.

▷ Llévate nuestro Pack Calçotada: ¡Envíos Gratuitos y con casi 2kg de salsa! Comprar Pack Calçotada
No hay comentarios

Publicar un comentario